Diseño

La Más Mona: el AirBnB de la moda de fiesta

La historia de La Más Mona surge tras un viaje del ahora CEO y fundador, Polo Villaamil por Escocia. Polo viajó varios días por Gales y Escocia en un coche deportivo alquilado y se dio cuenta de que disfrutar de la conducción de ese coche de lujo le encantaba, pero que no tenía sentido comprarlo por el poco uso que le daría. Sin embargo, alquilarlo a un precio razonable para disfrutarlo unos días sí lo tenía. Con esa idea en mente, pensó en otros productos premium a los que se les da poco uso y tendrían buena acogida en el mundo del alquiler. A esto se suman los más de 20 años de convivencia con sus 3 hermanas y haber visto cómo éstas se intercambiaban vestidos de fiesta entre ellas y con sus amigas cuando tenían un evento. De modo que la idea de alquiler de looks de fiesta le pareció perfecta.

Está claro que la economía colaborativa se ha puesto de moda y es una tendencia que no parece que vaya a dar ni medio paso hacia atrás, a no ser que sea para coger velocidad. Asistimos a un cambio de mentalidad brutal por parte del consumidor promovido por AirBnB o Uber. Pese a ello, en España vamos un poco más despacio en la adopción de este modelo en lo que al alquiler de vestidos de fiesta se refiere.

“En otros países la gente está más acostumbrada a comprar online; y el comprar o vender moda de segunda mano está a la orden del día, por lo que para ellas la opción de alquilar no es tan novedosa y se animan más a probarlo. En EEUU, por ejemplo, las mujeres acuden a más eventos formales y se arreglan más para salir que las españolas, por lo que para ellas es una necesidad mayor el alquilar un vestido para una cena de amigas, por ejemplo. La mujer española va un poco más lenta en ese proceso, pero cada vez más ven en la opción de alquiler una alternativa perfecta para todos sus eventos”, apuntan desde La Más Mona.

Con un crecimiento del 400%, el éxito del negocio parece seguro. Algunos de los hitos conseguidos en los últimos años han sido: los 500 mil euros de financiación conseguidos a inicios de 2016 o la exitosa campaña de crowdfunding que lanzaron en 2015, convirtiendo a sus clientas en accionistas.

El público objetivo

La clienta de La Más Mona es una mujer con el armario lleno pero nada que ponerse y que, por supuesto, no quiere realizar grandes desembolsos de dinero en vestidos que va a usar esporádicamente. Y, con todo, quiere ser la más mona del lugar.

En relación al desembolso, lo cierto es que, cuando estuve en el Showroom de Madrid (tienen otro en Barcelona, además de la web) buscando complementos para una boda, vi que la mayoría de las chicas apostaban por un total look de La Más Mona. Y he decir que no me extrañó un ápice y de no haber tenido mi vestido ya comprado, hubiera sucumbido de igual forma. ¿Por qué? Todo está estratégicamente pensado para enamorar: el ambiente, el olor, todo exquisitamente organizado y el gusto de las estilistas te incitan a llevar el total look de La Más Mona. Ni qué decir tiene los maravillosos modelos de grandes diseñadores tanto nacionales o internacionales, de los que seguidamente hablaremos.

Los diseñadores o el modelo de negocio

La Más Mona cuenta con un catálogo de más de 500 vestidos. “Para crear y aumentar nuestro catálogo, cada temporada compramos colección de grandes firmas. A día de hoy contamos con más de 80 marcas tanto a nivel nacional como Internacional. Tenemos colección de grandes diseñadores como Ángel Schlesser, Amaya Arzuaga, Nihil Obstat, Jorge Vázquez o Miguel Palacio, que son vestidos de muy alta calidad para invitadas que tienen eventos especiales.”

“Pero en La Más Mona también damos oportunidad a nuevos diseñadores y firmas más pequeñas que encajan con nuestro estilo y que tienen cosas muy monas. Esto nos permite vestir a mujeres con muchos eventos y que no quieren arruinarse en el intento. En esta línea triunfan marcas como Panambi, Bruna Colección o Les Tulipes.”

Y, por último, las propias clientas también pueden alquilar sus propios vestidos y accesorios. “Ellas se llevan el 50% cada vez que estos se alquilen y pueden usarlos cuando quieran. Pasados 6 meses les devolvemos sus prendas en el mismo estado que nos los prestaron.”

Con todo este conjunto de posibilidades, los modelos son espectaculares. Tanto que, ¡dan ganas de comprarlo todo! Pero no, esto, a priori no es posible en La Más Mona; y es que el catálogo es sólo de alquiler y sólo se pueden adquirir aquellos productos que nunca se han alquilado en los Outlets, organizados dos veces al año.

Este lujo de segunda mano es 100% recomendable para ir mona a cualquier evento, con ropa de calidad y con mucho estilo. Ahora, también hay que preparar la cartera y os prometo que os enamoraréis de todos los vestidos. ¿Quién dijo que ir mona fuera barato?

¡Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todas las historias inspiradoras!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply